5 libros que leer estas vacaciones de verano

0

“Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida”

– Mario Vargas Llosa

Dicen que quien nunca ha leído un libro, solo vive una vida; pero quien ha leído muchos libros, ha vivido miles. Así que para todos esas personas que, como yo, buscan las experiencias y las emociones en cada cosa que hacen, aquí, algunas alternativas para vivir este verano.

La Metamorfosis (Franz Kafka)

La historia es un clásico de clásicos. Narra el relato de Gregorio, un joven comerciante que mantenía a su hermana menor y a sus ancianos padres. Un día, al despertar, nota que se había convertido en un enorme escarabajo pelotero y ahora es la familia quien se tiene que hacer cargo de él.

La historia habla de la conveniencia humana, de cómo todos te ayudan cuando estás bien; pero cuando caes en desgracias, puedes llegar a sentirte muy solo y marginado. La obra maestra de Kafka se ha hecho un infaltable relato corto que todos quienes nos hemos sentido incomprendidos alguna vez van a disfrutar de principio a fin.

Foto: Difusión

No se lo digas a nadie (Jaime Bayly)

Un maestro. Personalmente, este es el libro con el cual me enganché tanto que nunca más dejé de leer. Es la primera novela de Bayly y trata la historia de Joaquín Camino, un adolescente limeño de clase acomodada que vive experiencias inéditas en la ciudad.

Lo que más me gustó de esta obra es que es uno de esos libros que te habla sobre avenidas y parques locales, lo cual te hace vivir la historia a fondo porque te imaginas perfecto cada contexto. Jaime, al hablarte, lo hace de una forma tan fluida y familiar que te sientes en la misma escena manteniendo al lector en la expectativa página por página.

Foto: Difusión

El Principito (Antoine de Saint-Exupéry)

Un básico. Muchas son las personas que ya han leído este cuento corto, pero por ese mismo motivo no podía quedarse fuera de la lista. Una vez escuché que no importa a qué edad leas El Principito, siempre vas a encontrar un nuevo enfoque de reflexión y un gran aprendizaje de vida.

Considerada una obra maestra, El Principito cuenta la historia de un piloto perdido en el desierto del Sahara después de que su avión sufriera una avería, pero para su sorpresa, es allí donde conoce a un pequeño príncipe proveniente de otro planeta. Es recién ahí donde empiezan todas las aventuras ¡Uno de nuestros libros favoritos sin duda!

Foto: Difusión

El abuelo que saltó por la ventana y se largó (Jonas Jonasson)

Una locura. En realidad este libro captó mi atención por su titular. Estaba curioseando por la Feria del Libro hace unos años cuando me lo topé. “Qué largo su título… qué malo su título” pensé. Renegando internamente por la elección del autor, decidí llevarlo por lo random que me pareció y terminó siendo una grata sorpresa.

La historia trata de un anciano de 99 años que está a punto de cumplir los cien. Es la persona más vieja de su pequeña ciudad y el alcalde junto con la prensa local quisieron hacerle un reconocimiento. Allan, el anciano, asqueado por tanta parafernalia decidió escaparse por la ventana de su asilo minutos antes de la ceremonia y emprendió lo que él pensó “la última aventura de su vida”. En el camino se encuentra con un sin fin de personajes graciosos, uno peor que el otro. Asesinatos, grandes sumas de dinero, persecuciones policiales, detectives y hasta un elefante que cruzó nadando un lago son algunas de las locuras que Allan vuelve a vivir ¡Uno de esos libros que no puedes dejar escapar!

Foto: Difusión

El Padrino (Mario Puzo)

Un clásico del cine, mas no (equivocadamente) de la literatura. Por algún u otro motivo, nunca llegué a ver la película de El Padrino y, considerando que siempre el libro es mejor que el filme, aproveché la situación para leerlo.

En sus casi 700 páginas, El Padrino cuenta la historia los Corleone, una familia inmigrante italiana, y las mafias que existían en pleno siglo XX en la ciudad de Nueva York. Las enseñanzas sobre la familia y los amigos es excelente. Ambición, dinero, asesinatos, pensamiento “ojo por ojo, diente por diente”, sentido de equipo, venganza y un poco de erotismo son los componentes principales de este librazo.

Foto: Difusión
COMPARTIR
Artículo anterior5 marcas de ropa de baño que no sabías que podías encontrar en Lima
Artículo siguiente¡5 destinos en Latinoamerica para tu despedida de soltera soñada!
A mi dame un poco de música, un buen spot y si hay un sunset por ahí, mucho mejor. Si a la situación le agrego mi slackline y buena compañía, no necesito más. Me gustan las historias, pero las reales, de carne y hueso, esas que te hacen vibrar. Me gusta la fotografía, soy fan de aquellas fotos que merecen guardarse para siempre, pero en la mejor cámara: la memoria. También me gustan los retos, esos que asustan, pero más que susto, motivan. Ah, claro, y casi me olvido de lo más importante: soy chileno, obvio; con sangre peruana, por supuesto.