7 tips para bajar de peso sin seguir dietas

    0

    Deja de estresarte siguiendo cualquier dieta y apuesta por perder peso de manera natural, saludable y sin pasar hambre. Sólo necesitas programar tu mente para aprender a comer bien y desterrar la palabra “dieta” ¡para siempre!

    Prácticamente Cualquier dieta consigue hacer que bajes de peso, pero al final fracasan porque esos kilos se recuperan al volver a la alimentación normal. Así que antes de estar pensando en liberar esos kilos “de más”, libera tu mente de las dietas. Cada uno debe diseñar su propia alimentación perfecta según lo que su cuerpo le pida.

    Y consideren que si siguen dietas, al final se adelgaza por aburrimiento y pasas mucha hambre. En cuanto se termina el periodo de tu dieta, tu mente te pide comida, no puede más, las células demandan energía y en cuanto se vuelve a la alimentación “normal”, se recuperan los kilos por la rehidratación de los tejidos y porque el metabolismo se ve forzado a guardar reservas por si se te vuelve a dar por seguir una nueva dieta restrictiva.

    Photo: Tumblr

    Abre tu mente, la mejor garantía para perder peso y no volverlo a recuperar es seguir un estilo de vida saludable, equilibrado y natural, fácil de hacer y adecuado a tu estilo de vida y gustos. Olividate de la palabra dieta, para adelgazar necesitas entender que la salud empieza con el amor propio, dándole lo mejor a tu cuerpo y  programar tu mente al mismo tiempo que tu despensa.

    ¡Aquí les dejo 7 tips para que puedan llevar a cabo este primer paso hacia una vida sin dieta!

    1. Cambio de mentalidad. Programa tu mente a comer bien, hazlo para sentirte bien, porque te amas. Verte bien será el resultado de todo lo anterior.
    2. Moderación. Ningún extremo es bueno, ni por exceso de comida ni por defecto. Busca el equilibrio en tu plato para conseguir el equilibrio que necesita tu cuerpo.
    3. Variedad. El metabolismo está diseñado para conseguir energía de los alimentos por lo que si comes siempre los mismos alimentos, terminarás engordando con la ensalada de lechuga, por muy pocas calorías que tenga. Compra alimentos de temporada y enriquece tu organismo. Y sobre todo, no cuentes calorías sino los nutrientes que te aporta cada alimento! 
    4. Salud. Asegúrate que lo que estás comiendo te haga fuerte frente a la enfermedad. Los kilos de más pueden hacer al principio que veas los alimentos como a enemigos cuando son defensores de tu salud, aliméntate para vencer cualquier enfermedad. Recuerda lo importante que es tener una buena relación con la comida. Aliméntate de adentro hacia afuera.
    5. Cocina casera. Si cocinas en casa, controlas los ingredientes de cada comida y la forma de cocinarlos. Sobre todo, la intención que le pones a cada cosa que cocinas, eso es lo más importante. Recuerda practicar también el mindfulness en la alimentación.
    6. Paciencia. No desesperes por pensar que necesitas un año para perder 20 kilos de peso. El tiempo que inviertes en adelgazar de forma sana es un seguro de que lo haces bien y no vas a recuperarlo. Recuerda que revertir malos hábitos alimenticios no sucede de la noche a la mañana. Así que abraza la lucha y abraza tus debilidades que sin ellos el resultado no significa nada.
    7. Una hora de ejercicio físico. Imprescindible, necesaria, obligatoria. Es como una religión, una vez que empiezas no puedes dejarlo. Haz ejercicios que te llenen de felicidad. No importa el ejercicio que decidas hacer, pero cuando lo hagas asegúrate que es porque a ti te gusta y no por moda o porque te quieres parecer a alguien.

    Antes de pensar en deshacerse de la grasa, piensen en adquirir nuevos hábitos y mantenerlos. Tendrán los mejores años de aquí en adelante, garantizado. Y recuerden, no todos tenemos el mismo metabolismo, ni todos reaccionamos de la misma manera. Para unas puede ser más rápido ver progresos que para otras, pero si saben que están haciendo lo correcto no hay motivo para alarmarse. No se castiguen mentalmente, esta no es una carrera para convertirnos en una reina de belleza (ya somos bell@s), se trata de estar más sanos pero no creando desórdenes alimenticios o baja autoestima, sino que creando hábitos saludables.

    Todo esto lo consigues aprendiendo que la felicidad viene de adentro, nace en ti y no tiene nada que ver en cómo te ves, pero SI TOMAS BUENAS DECISIONES ES INEVITABLE QUE LO VEAS REFLEJADO EN TU CUERPO y en tu actitud con la vida! Lo mejor es cambiar hábitos y darse cuenta que todos esos kilos de más que tienes no los ganaste en un día. Así que no seas cruel con tu cuerpo y dale su tiempo, escoge amarlo y protegerlo, transformarlo, no te frustres, no te subestimes y ten paciencia que si haces las cosas bien vas a sentir los cambios en tu interior y se verán reflejados en tu exterior.

    Lo importante es estar sano, sentirte bien y feliz con quien eres y con lo que estás haciendo ahora para conseguir una mejor calidad de vida.