Adidas EQT: la historia detrás del diseño

0

A lo largo de la historia, la sociedad ha visto diversos cambios de pensamiento que se han ido reflejando en nuestro día a día, en la forma en la que entablamos relaciones, construimos vínculos, pensamos, razonamos y hasta compramos. Así, mientras en los 70’s había un movimiento pacifista universal y se promovía el libre amor, en los 80’s llegó el exceso y lo recargado para luego dar paso a los 90’s y una nueva era enfocada en el individualismo. Cuando llegaron los dos mil y el término millennial iba tomando forma, el acceso al internet y la democratización de la información fueron un punto de quiebre claro en la configuración de las mentes jóvenes. Las artes y las ciencias se abrieron a un nuevo mundo con más descubrimientos y nuevos canales de comunicación.

Hoy en día circulan muchos artículos y videos en internet que critican el pensamiento y la concepción de la vida por parte de los millennials. Se nos acusa de ser impacientes, de soberbios, de no tener identidad, de no saber esforzarnos, entre otras cosas. Todos y cada uno de estos calificativos se pueden debatir (tal vez) y podemos entablar discusiones de horas acerca de ellos. Pero si hay algo que es cierto, es que la nostalgia es un gran componente en nuestras vidas, nuestros gustos y nuestras identidades. Somos la generación que de niños jugó a las escondidas y las chapadas, a los siete pecados y los encantados, y que al llegar a la adolescencia, fue seducida por el universo digital y vimos todo nuestro mundo cambiar.  Ahora los niños ya no corretean como antes, pasan sus días frente a una tablet y manejan los celulares mejor que cualquiera de nosotros. Quizás esta sea la principal razón por la cual consideramos que todo tiempo pasado fue mejor.

Una marca que supo entender estos cambios a la perfección, es Adidas. En 1991, la marca se reinventó, decidieron alejarse de toda tendencia para simplificar su producto y ofrecer solo lo necesario, proveer todo lo que sea esencial y nada que no lo sea. Este enfoque estaba dirigido al performance de los atletas: rendimiento, protección y comodidad. Así nació el concepto inicial de la línea Equipment – EQT. Esta filosofía las volvió un objeto de colección y hoy en día han vuelto con un rediseño que incluye las nuevas tecnologías pero los mismos principios. El resultado es simplemente cool.

 

COMPARTIR
Artículo anterior5 libros para leer este verano bajo el sol
Artículo siguienteShopping: Maquillaje en Madrid
A mi dame un poco de música, un buen spot y si hay un sunset por ahí, mucho mejor. Si a la situación le agrego mi slackline y buena compañía, no necesito más. Me gustan las historias, pero las reales, las de carne y hueso. Esas que te hacen vibrar. Me gusta la fotografía. Soy fan de aquellas fotos que merecen guardarse para siempre, pero en la mejor cámara: la memoria. También me gustan los retos, esos que asustan, pero más que susto, motivan. Ah, claro, y casi me olvido de lo más importante: soy chileno, obvio; con sangre peruana, por supuesto.