Caída libre: bouldering

    0

    ¿Escalar sin arnés? ¿Sin cuerda ni ningún otro tipo de elemento de fijación? No, no es un deporte de locos. Se inició hace como 6 años como evento de competencia en Chile y hace tres años llegó por primera vez al Perú con un concurso organizado por The North Face.

    Foto: Pinterest

    La escalada tiene muchas modalidades y el bouldering es una de ellas. Se puede hacer sobre  paredes con máximo 5 metros de altura, donde la caída es protegida por una colchoneta. No se usan cuerdas, ni arneses ni algún otro tipo de implemento. Solo magnesio que evita que las manos transpiren y de esa forma ser solo uno con el muro. A diferencia de la escalada, el búlder (adaptación del inglés boulder) ofrece infinitas posibilidades. No se trata simplemente de cuán alto subas, sino de las técnicas y la capacidad por resolver los “problemas” que cada roca o presa presenta.

    Foto: Mile End Climbing Wall

    Saber que uno puede subir cuantas veces quiera, por el sitio que quiera, hace que esta propuesta sea mucho más atractiva para algunos. No todas las personas pueden escalar 20 metros. El miedo disminuye. Una roca o presa puede ofrecer diferentes niveles y varias personas pueden escalar a la misma vez. Además es mucho más barato ya que no se necesita tantos implementos como para la escalada clásica.

    Foto: The Arch Climbing Wall

    Sus orígenes

    A pesar de que el ‘bouldering’ comenzó como un simple entrenamiento para la escalada tradicional, hoy se ha individualizado y requiere sus propias modalidades. Todo es brazos y piernas. Todo es técnica. En la palestra también requieres mucho de eso, pero también es mucho más accesible la trepada. Es 100% actividad lo cual lo puede hacer más divertido. Además explica que sobre todo hay que entrenar los antebrazos y dedos, cuyos tendones tardan hasta dos años en desarrollarse.

    Foto: Vauxwall Climbing Centre

    Sin embargo, a veces la caída puede tener consecuencias. Muchas personas comienzan a practicar esta modalidad, sin tener nociones previas en la escalada. El problema principal muchas veces se trata de la colocación de manos y pies, por lo que casi siempre se necesita más de un intento para poder escalar todo el bloque de piedras o la pared. Además es necesario aprender a caer para evitar hacerse un esguince, sufrir sobrecargas o tendinitis. Que no incluya el vértigo de la escalada clásica, no significa que no tenemos que estar preparados.

    Foto: The Spot Route Setting Blog

    PIRQA

    Es una escuela de escalada en Miraflores que ofrece tanto escalada libre como con clases. Cuenta con una tienda que tiene todo lo que se necesita para practicar la escalada tanto indoor como outdoor, así como también otros deportes de aventura. Además hay un café, donde te puedes reunir con amigos, esperar tus clases o descansar después de ellas.

    AL AGUA PATO

    El ‘Psicobloc’ o el Deep Water Soloing (DWS) es otra de las modalidades de la escalada. Sin necesidad de ningún implemento de seguridad, al igual que el ‘bouldering’, pero con la diferencia que la caída son directamente sobre el agua.

    Los lugares donde se realiza este deporte son, en su mayoría, exóticos. Normalmente se llega en cayacs, zodiacs, botes o simplemente nadando.

    Foto: Mallorca Rock Climbing

    Es recomendable que el muro de piedras tenga una altura promedio de 10 a 20 metros y supere los 90° de inclinación para que las caídas sean directamente sobre el mar.

    Cada uno de estos deportes tiene un encanto único y son excelentes para explorar algo diferente. ¡Atrévete a experimentar nuevas aventuras! Eso sí, siempre de la mano de un experto.

    COMPARTIR
    Artículo anterior¡El mejor regalo para mamá!
    Artículo siguienteHawaii: destino insuperable
    Con una tendencia innata al constante aburrimiento, siempre fui propensa a buscar el cambio con el movimiento como estandarte. Así, me llené de viajes. Creo en los orgasmos cerebrales provocados por el sonido del despegue de un avión o el que produce las llantas de un auto al arrancar. Me enamoro de los lugares que visito, tanto que a veces me cuesta compartirlos.