Descubre cómo sobrevivir a un festival sin fallar en el intento

0

Los festivales de música y conciertos en general son una experiencia alucinante. Los juegos de luces, los sistemas de sonido, la efervescencia de la gente, la energía del público, las activaciones de marca, los foodtrucks y las ganas de pasarlo bien forman parte de una suma que resulta extraordinaria. Al estar en un lugar donde ocurren tantas cosas simultáneamente, siempre es bueno tener en cuenta ciertos consejos para no perderte de nada y estar preparado para todo.

A menos de 48 horas de la inauguración del Cinnamon Fest 2018, el primer festival de moda y música del Perú, traemos las mejores recomendaciones para sobrevivir sin contratiempos. Al final, lo más importante es disfrutar, bailar y cantar junto a tus artistas favoritos.

  1. Infórmate bien del evento

Precisamente porque pasan muchas cosas al mismo tiempo, siempre es una buena jugada conocer bien los horarios de cada músico o activación. Así no te perderás de lo que más te interesa. Tener los horarios en tu celular es básico para que nada se te escape.

2. Fija un punto de encuentro

Es sabido que en eventos de tamaña magnitud es fácil perderse, sobre todo cuando te quedas sin batería (asegúrate de que eso no te pase). Así que es muy recomendable establecer un punto de encuentro con las personas que vayas y recurran a él cuando sea necesario. Es mucho mejor si es que eligen un lugar no muy transitado.

Foto: Difusión

3. Conoce la hora de término

Dada la gran cantidad de personas que asisten a un festival, la hora en que termina siempre es un poco caótica. Cientos de personas tratando de salir al mismo tiempo causan un desorden que ni te cuento. Una mejor opción es salir 15 o 20 minutos antes del fin. O, si prefieres, cuando la mayoría ya se haya ido. Así te simplificas la vida y evitas cuellos de botella.

4. Atrévete a innovar

Eventos de este tipo son la ocasión perfecta para probar cosas nuevas. Sé tú mismo o, si es lo que prefieres, experimenta siendo otra persona totalmente diferente. La cosa es que te atrevas. Viste como más te acomode y anda con quién más tu quieras. Se trata de pasarlo bien por sobre todas las cosas. Eso sí, el respeto por los demás y a lo diferente es básico si quieres participar. Una mente abierta y sin prejuicios siempre es más interesante.

Foto: Difusión

5. Conoce nuevas personas

Un festival es una buena oportunidad para hacer nuevos amigos. Anda con una mentalidad abierta y da instancia al diálogo. Esto hará de tu experiencia en el evento algo mucho más rica. Siempre con cautela, está de más decir.

6. Lleva un bolso o mochila

Es muy buena idea tener algo dónde llevar todas tus cosas. Una mochila, cartera o hasta un canguro pueden ser muy útiles cuando llevas una cámara u otros artículos de valor. Solo es necesario estar siempre pendiente de ella para evitar malos ratos.

7. Sé precavido

Y serlo en toda la amplitud de la palabra. Dada la gran cantidad de personas que asisten a un festival de música, siempre es bueno estar preparado. Revisa el clima los días del evento para evitar pasar mucho frío o calor. Un bloqueador es básico y algunos paños húmedos son buena idea porque los baños tienden a tener largas colas para usarlos y, a veces, hasta son incómodos o están sucios pasadas algunas horas.

También sé precavido con lo que te ofrecen otras personas. En eventos grandes como estos, siempre debes consumir bebidas y comidas selladas o preparadas en frente de ti. Nunca aceptes nada de extraños y menos si no sabes qué es.

8. Lleva toda tu buena vibra

Al final, quienes hacen el festival no solo son los artistas, las marcas y la comida. Sobre todo lo hacen los asistentes, así que lleva tu mejor vibra para pasarlo bien y disfrutar al máximo. Sé educado con todos, no empujes ni grites a la gente porque no traerá nada bueno. Es tiempo de festival, el único deber es pasarlo bien.

Foto: Rodrigo Rivas Ruiz
COMPARTIR
Artículo anteriorLos aretes que todas las influencers están usando…
Artículo siguiente#LUNESdeRECETA: ¡ Carrot cake vegano y saludable !
A mi dame un poco de música, un buen spot y si hay un sunset por ahí, mucho mejor. Si a la situación le agrego mi slackline y buena compañía, no necesito más. Me gustan las historias, pero las reales, las de carne y hueso. Esas que te hacen vibrar. Me gusta la fotografía. Soy fan de aquellas fotos que merecen guardarse para siempre, pero en la mejor cámara: la memoria. También me gustan los retos, esos que asustan, pero más que susto, motivan. Ah, claro, y casi me olvido de lo más importante: soy chileno, obvio; con sangre peruana, por supuesto.

Deja un comentario