Gracias, mil millones de gracias: #SonríeBonita

0

El 2016 fue un año lleno de retos, nuevas metas, muchas ganas e increíbles satisfacciones. Lo que empezó con un esfuerzo en pareja se convirtió pronto en una terna y antes de lo esperado en todo un equipo trabajando incansablemente por concretar un sueño. Así, a lo largo del año vivimos juntos una sucesión de emociones, de nerviosismo, de esperanza, de noches largas, de mucho café, de muchos abrazos y algunas lágrimas, pero sobre todo de un enorme compañerismo y respeto por un grupo de jóvenes mentes con un olfato exquisito por lo novedoso, lo relevante, lo divertido y lo cool.

Poco antes de llegar a la mitad del 2016, iniciamos el camino hacia lo que sería, quizás, el proyecto más demandante de nuestro portafolio, DVKxCinnamonStyle fue una de esas ideas que tienes de niño y ves tan lejana hasta que de repente estás en medio de un sueño hecho realidad. Desde el desarrollo del concepto para la colección, la determinación del hilo conductor, la selección de la paleta de colores y las telas, las infinitas pruebas, los increíbles momentos planeando la sesión de fotos, el video de campaña (que pronto verán) y todos los detalles que trae consigo un lanzamiento en Lima y otras dos ciudades, nuestra primera colección cápsula fue un reto de principio a fin y, tengan por seguro, estuvo llena de amor en cada paso del proceso.

Nos preparamos infinito para ofrecer lo mejor de nosotros en 12 prendas, convertir esa idea que construimos en torno a CinnamonStyle en algo tangible, usable, trendy y deseable. Buscamos crear el mejor diálogo entre una marca que admirábamos y con la que habíamos trabajado en diversas oportunidades, DVK, una empresa peruana con una visión que nos motivó a retarnos en nuestra capacidad creativa y que nos abrió las puertas para recibirnos con profesionales de primera calidad. Convocamos a los mejores y construimos un equipo con mentes frescas e ideas nuevas, nombres como Paolo Rally y Jules Bay estuvieron a nuestro lado con todo su expertise, dándole un nuevo lenguaje a nuestras ideas. Sin embargo, existen cosas para las que nadie te prepara, momentos que solo afrontas cuando te toca vivirlos y realmente dejan una huella en tu corazón. Estos momentos fueron cada una de las visitas a tiendas, la del Jockey Plaza (en el lanzamiento), la de Plaza Lima Norte, la de Mall del Sur y finalmente, la de Trujillo, fueron experiencias que se quedarán con nosotros para siempre. No tenemos palabras reales para expresar cuán agradecidos y conmovidos estamos por todo el cariño y el calor humano que nos regalaron, la cantidad de fotos que nos tomamos y hasta los increíbles regalos que nos llevaron. La mirada en cada uno de sus rostros está grabada en nuestras mentes, las sonrisas compartidas nos acompañan hasta el día de hoy y la forma en la que tocaron nuestras almas solo nos impulsa a seguir adelante con más fuerza y más ganas que nunca.

 

No todo el mundo tiene la suerte de vivir este tipo de experiencias y por eso queremos darles infinitas gracias. Nos han hecho nuevas personas con su hermosa acogida. Prometemos hoy, seguir trabajando para regalarles más experiencias únicas y tener más recuerdos para la vida.

Con todo el amor del mundo,

El Team de Cinnamon Style

COMPARTIR
Artículo anteriorY de repente, Tayrona
Artículo siguienteLa poderosa Meryl Streep
Coleccionador. De qué? de momentos, de libros, de frases en los libros, de días de lluvia y de fotos de nubes desde las ventanas del avión. De viajes, de GQ's, de conciertos y de tickets de conciertos; de spots de hamburguesas con papas fritas, de pizzas de prosciutto con arugula, de cafés, de sonrisas, de etiquetas y de errores. Siento que el tiempo es uno, que se va y no vuelve, que cada paso es una decisión que cambia tu vida para siempre. Creo en las marchas y en el poder de mis pancartas. Fui director de marketing, gestor de marca, cargador de sillas y ordenador de conos de alpaca. Di una conferencia en San Marcos y atendí a mil en la Universidad de Lima. Soy papá de un Ramón, hijo de una arquitecta idealista y un ingeniero escritor, amigo de futuros líderes en gestación y flaco de un artista administrador.