Mitos y verdades: ¿Comer de noche engorda?

0

Hay ideas muy populares que, sin embargo, no tienen ninguna base científica. Por ello, hoy empezamos esta nueva edición de: Mitos y verdades dentro de una alimentación saludable! Hablaremos en este post acerca de la alimentación nocturna.

Photo: Google

Seguramente eres una de esas muchas personas que alguna vez en la vida se han preguntado, ¿comer en la noche engorda? Sin lugar a duda, a pesar de lo mucho que se ha dicho al respecto, el cuerpo necesita energía incluso cuando duerme, ya que el organismo no deja de trabajar y necesita nutrientes durante las 24 horas del día.

A la pregunta de que si comer en la noche engorda hay que decir que no existe una sola respuesta. La comida en la noche te engordará en función principalmente de los alimentos que se ingieran y de la cantidad que se consuma. Si se disfruta de una cena saludable, nutritiva, equilibrada, saludable y, sobre todo, ligera; comer en la noche no tiene por qué resultar contraproducente para el peso corporal. En otras palabras, ¡MITO! Comer en la noche no engorda, lo que engorda es comer los alimentos inadecuados.

Photo: Google

Mas aún algunos nutricionistas nos dicen que comer determinados alimentos puede ayudarnos a descansar mejor durante la noche y despertarnos con más energía. Para empezar, porque ello permite estabilizar nuestros niveles de azúcar. El nivel de azúcar en la sangre es muy importante para regular nuestro apetito y nuestros niveles de energía: si es bajo, probablemente nos costará más levantarnos cuando amanezca o, si es alto, tu cuerpo te despertará en mitad de la noche para recuperar un nivel adecuado.

Es fundamental entonces que evitemos las comidas pesadas si queremos conseguir un sueño y descanso adecuando, de lo contrario, sobrecargaremos nuestro estómago y tardaremos más en hacer digestión. Tendrás malestar estomacal, te sentirás pesado y no conseguirás conciliar el sueño tan fácilmente. La indigestión te puede durar hasta el otro día y al levantarte, no tendrás fuerzas para hacer nada.

Photo: Google

Aquí te dejamos una lista de algunos alimentos que es mejor evitar consumir en las noches:

  • Alimentos ricos en grasas: no sólo son una importante fuente de grasa para el organismo que se acumula en el cuerpo, sino que además ralentizan la digestión.
  • Alimentos fritos: olvídate de los alimentos fritos como las papas fritas, ya que contienen mucha grasa que el organismo tarda mucho en poder digerir por la noche.
  • Alimentos ricos en fibra: aunque suelen ser muy saludables y super recomendados para el desayuno, hay que decir que para la comida no se recomiendan en absoluto, ya que pueden producir cierta incomodidad durante la noche.
  • Comida rápida o comida basura: están prohibidas las pizzas, las hamburguesas, los ‘hot dogs’, o similares. Este tipo de comida no sólo aporta grandes cantidades de grasa dañina al organismo, sino que resultan ser alimentos muy pesados para digerir por la noche.

Alimentos que recomendamos comer durante las noches:

  • Verduras y hortalizas: No cabe duda que verduras y hortalizas son los mejores alimentos para comer durante la noche gracias a su bajo contenido calórico, su gran aporte nutricional, su fácil digestión y las muchas posibilidades que hay de prepararlas (cocidas, al vapor).
  • Frutas: Pera, manzana, piña, sandía o el melón ya que son de fácil digestión y con bajo contenido calórico.
  • Cremas de vegetales: Nos mantienen hidratados, aportan vitaminas y minerales y son de fácil digestión.
  • Proteínas: Las proteínas de origen vegetal y las provenientes de los productos marinos son una buena alternativa para la noche. Estos alimentos no sólo nos aportarán altas dosis de proteínas, sino que además nos servirán de gran ayuda a la hora de conseguir músculos en mejores condiciones, pues por la noche se liberan las hormonas del crecimiento, mientras estamos durmiendo. Si cuando esto sucede el organismo tiene los nutrientes necesarios, ese crecimiento que andamos buscando se verá hecho realidad, consiguiendo unos músculos más fuertes y desarrollados.

Concluyendo entonces, si cuidamos la composición nutricional de lo que ingerimos en la noche y escuchando nuestro cuerpo, sobre todo, sabiendo lo que le cae bien y lo que no, podremos gozar de un descanso total durante nuestras horas de sueño y tampoco tendremos problemas de peso.

¡Mito desterrado!

¡Esperamos que los haya ayudado a resolver sus dudas sobre comer por las noches!