#NightLights: Donde la naturaleza hace magia

0

– No, no te estoy floreando sobre el país de Nunca Jamás ni tampoco sobre Wonderland, tan solo te hablo de las playas bioluminiscentes.
– Biolumini… ¿qué?
¡Bioluminiscentes!

Pero, a ver, antes de que te pongas a alucinar la visita a alguno de estos lugares, empieces a buscar pasajes baratos y comiences a cuadrar tus vacaciones con la mejor temporada para viajar, pongámonos un poco culturales, ¿te tinca?

Photo: Google

El prefijo ‘bio’ proviene del griego y significa “vida”, mientras que ‘lumen’ es del latín y quiere decir “luz”. Este fenómeno se trata de una reacción bioquímica en la que ciertos organismos vivos liberan su energía en forma de luz. Es durante la oscuridad en que se puede apreciar mucho mejor y tiene diferentes fines (entre ellos reproductivos, defensivos o depredadores).

Entre los organismos bioluminiscentes terrestres están algunos escarabajos y luciérnagas, pero en realidad la mayor variedad de especies que presentan esta característica es marina. Algunas de ellas, solo se pueden encontrar a más de 2500 metros de profundidad.

¿Qué, ya no te acuerdas de Buscando a Nemo?

Photo: Google

¡En fin! Existen muchas partes del mundo donde puedes encontrar este espectáculo sin necesidad de sumergirte tanto. Solo es cosa de que las condiciones ambientales coincidan con muchísima un poco de tu suerte y logres deleitarte con esta locura que nos regala la naturaleza. Aquí te dejo algunas:

Isla Vaadhoo –  Maldivas

Photo: Google

Playa Eaglehawk – Tasmania

Photo: Flickr

Bahía Mosquito – Puerto Rico

Photo: Google

Isla Anglesey – Reino Unido

Photo: Flickr

Bahía Toyama – Japón

Photo: Google

Estos son solo algunos de los lugares en donde puedes encontrar el alucinante fenómeno de la bioluminiscencia. Y tú, ¿por cuál te animas?

 

 

COMPARTIR
Artículo anterior¡Adiós puntos negros!
Artículo siguiente10 TIPS para organizar tu cuarto
A mi dame un poco de música, un buen spot y si hay un sunset por ahí, mucho mejor. Si a la situación le agrego mi slackline y buena compañía, no necesito más. Me gustan las historias, pero las reales, las de carne y hueso. Esas que te hacen vibrar. Me gusta la fotografía. Soy fan de aquellas fotos que merecen guardarse para siempre, pero en la mejor cámara: la memoria. También me gustan los retos, esos que asustan, pero más que susto, motivan. Ah, claro, y casi me olvido de lo más importante: soy chileno, obvio; con sangre peruana, por supuesto.