#UnaSolaFuerza: Albergues Animales

    0

    Las últimas semanas han sido una sucesión de jornadas de voluntariado, de empacar, de cargar, de recolectar, de seleccionar ropa, de construir y de remover escombros. Fue casi como una postura automática ante tanta desgracia, tanta tristeza y tanto dolor. Pero en medio de todo, muchas amistades, sonrisas y momentos especiales fueron creados y estoy seguro que quedarán conmigo por mucho tiempo. Y es en medio de todos estos granitos de arena que uno realmente destacó, la construcción de casitas para perritos damnificados junto al Grupo Caridad fue especialmente especial. Solo para darnos un baño de buenas vibras y reconfortarnos con nuestra propia labor humanitaria, voy a dejar una serie de fotografías que capturé el fin de semana pasado.

    Busquen la forma, no hay mejor sentimiento que dedicar un día a alguien que realmente lo necesita. ¡Y los de cuatro patas tienen una manera muy peculiar de agradecerlo!

     

    COMPARTIR
    Artículo anterior#UnaSolaFuerza: Ayuda enlatada
    Artículo siguiente#UnaSolaFuerza: ¡Todos somos Perú!
    Coleccionador. De qué? de momentos, de libros, de frases en los libros, de días de lluvia y de fotos de nubes desde las ventanas del avión. De viajes, de GQ's, de conciertos y de tickets de conciertos; de spots de hamburguesas con papas fritas, de pizzas de prosciutto con arugula, de cafés, de sonrisas, de etiquetas y de errores. Siento que el tiempo es uno, que se va y no vuelve, que cada paso es una decisión que cambia tu vida para siempre. Creo en las marchas y en el poder de mis pancartas. Fui director de marketing, gestor de marca, cargador de sillas y ordenador de conos de alpaca. Di una conferencia en San Marcos y atendí a mil en la Universidad de Lima. Soy papá de un Ramón, hijo de una arquitecta idealista y un ingeniero escritor, amigo de futuros líderes en gestación y flaco de un artista administrador.