Valle Nevado: blanco paraíso

3

Entre la somnolencia, se anuncia el sobrevuelo sobre la cordillera de los Andes. Al asomarte por la ventanilla, una vasta hilera de montañas blanquísimas ilumina el panorama. Una vista mágica por sus contrastes y colores; la primera de muchas que te deparará este lugar.

A penas se asoma un feriado largo, muchos prefieren escapar hacia un caluroso destino. Sin embargo, el frío (especialmente la nieve) no tiene por qué ser tan malo ni tampoco tan lejano. A solo una hora y media de Santiago de Chile en carro (y a tres horas de Lima en avión), una mancha blanca descansa sobre 900 hectáreas. Valle Nevado posa sobre las faldas del cerro El Plomo –el  punto más alto del centro invernal con 5.430 m.s.n.m.- y se posiciona geográficamente como el área esquiable más grande del Hemisferio Sur.

Ni bien uno despierta, los rayos del sol resplandecen encima de la nieve y achinan tus ojos. A las 9:00 a.m. abren las pistas y a pesar de que está nevando, se predice un buen día. Una vez a bordo de la góndola que te transporta hasta el centro de esquí, una vista privilegiada se deja vislumbrar a unos metros de altura. El frío se traduce en labios morados, pero fascinado por la belleza del paisaje, no te llegas a percatar que estás a casi – 20°C. Unas banderolas verdes, azules, rojas y negras revolotean por el viento indicando el inicio de las pistas por orden de dificultad (respectivamente). Según el nivel de esquí o snowboard, existen diversas pendientes diseñadas para no morir en el intento. Los principiantes pueden asistir a la escuela de esquí (con un equipo de profesional de instructores) que cuenta con una zona con cintas transportadoras que permitirán a quienes den sus primeros pasos a hacerlo de manera segura. Fuera de las pistas establecidas, la nieve virgen permite una alternativa distinta para quienes quieren probar una nueva experiencia al estilo libre.

 

En medio de la blanca inmensidad, una cabaña da refugio para quienes desean descansar –de las casi obligadas caídas- del esquí. Comer o tomar algo disfrutando la vista que te permiten ver unos inmensos ventanales, es sin duda uno de las experiencias únicas del viaje.

Llega el atardecer y los colores del cielo se funden con las cimas de las montañas, delineando suavemente sus contornos. El ski day terminó, pero el día aún no. Sauna, masajes, clases de yoga, stretching son algunas de las actividades indoor para disfrutar durante la tarde y para quienes quieren un caliente chapuzón, un jacuzzi externo en medio de la nieve alberga a los más atrevidos bañistas.

En medio de los 3 000 kilómetros de cordillera –desde la región de Valparaíso, por el norte y hasta la de Magallanes, en el extremo sur– el centro de esquí (desde 1988) abre su temporada de invierno entre junio y octubre, albergando alrededor de 8 000 habitantes anualmente. Valle Nevado cuenta con tres hoteles (de cinco, cuatro y tres estrellas), siete restaurantes, un centro comercial, bares, discotecas, piscina climatizada, transporte, gimnasio y una escuela de esquí. Una pequeña ciudad en medio de la inmensidad de la blanca naturaleza.

Para tener en cuenta:

  • Temporada: De junio a octubre
  • Dinero: Si no cuentas con pesos chilenos (el cambio es mejor realizarlo en Santiago), puedes realizar todo tipo de gastos por medio de dólares, sin ningún tipo de diferencia.
  • Ropa/Accesorios/Tecnología: Es preferible abrigarse mediante tres capas. Primero una camiseta liviana manga larga. Encima, una chompa polar casaca y por último una casaca impermeable (preferible con capucha). El pantalón debe ser también impermeable. No olvidar gorro, guantes y bufanda. Además son necesarias unas botas de buena tracción y suela baja. Para esquiar, la ropa y el equipamiento necesario te lo ofrece la misma escuela. Si quieres tomar fotos mientras esquías o haces snowboard, es recomendable llevar una cámara GoPro.
  • Comida: Empanadas (de carne, queso o mariscos), la cazuela, el pastel de choclo, las humitas, los porotos granados y diversos platos con carne de vacuno o cerdo.
  • Hospedaje: Hotel Valle Nevado, Hotel Puerta del Sol y Hotel Tres Puntas (de 5, 4 y 3 estrellas respectivamente). Mayor información: www.vallenevado.com/es.
  • Cómo llegar: Un avión hasta Santiago de Chile (3 horas aproximadamente) y luego un ‘transfer’ te lleva directo a Valle Nevado en un lapso de 1 hora y media. Previa reserva (56 2 477 77 05 o reservas@vallenevado.com). La van puede llevar a un máximo de ocho personas.
COMPARTIR
Artículo anteriorPisco & Tonic
Artículo siguienteCoachella Street Style
Con una tendencia innata al constante aburrimiento, siempre fui propensa a buscar el cambio con el movimiento como estandarte. Así, me llené de viajes. Creo en los orgasmos cerebrales provocados por el sonido del despegue de un avión o el que produce las llantas de un auto al arrancar. Me enamoro de los lugares que visito, tanto que a veces me cuesta compartirlos.

3 Comentarios

  1. Hola, me encantó la redacción, amé las fotos y tengo una curiosidad inmensa por conocer el lugar. ¿Cómo llego desde Perú? ¿Debo tomar un avión hacia dónde? ¿Y maso menos cuánto se gasta (en dólares) por un fin de semana?

    Beso!

    • Hola María Claudia

      Gracias por tus comentarios. Desde Perú, tienes que tomar un vuelo Lima – Santiago de Chile y luego desde la misma ciudad tomas un transfer hasta Valle Nevado (una hora y media). Un fin de semana puede costarte alrededor de 600 dólares incluido el ticket de ski y la alimentación.

  2. hola , me gusto mucho el post 🙂 .Me gustaría saber un aproximado en dolares de cuanto se gasta ? y en cuantos días has hecho tu viaje.
    Gracias.

Comments are closed.